La leyenda del Calafate

1931362_10207343649403200_215492756332164066_n
Los bosques de ñires, lengas y coihues comienzan a tomar un tono característico, anunciando el otoño y dando a los árboles una gama multicolor, desde el rojo intenso pasando por los matices del dorado al anaranjado. Esta transformación se viene repitiendo año tras año, desde épocas inmemorables.

En este paisaje vivían los tehuelches, dueños originarios de la tierra, quienes al llegar el invierno comenzaban a emigrar a pie hacia el norte, donde el frío no era tan intenso y la caza no faltaba.

En relación con estas migraciones, la tradición patagónica conserva una leyenda. Se dice que cierta vez Koonex, la anciana curandera de una tribu de tehuelches, no podía caminar más, ya que sus viejas y cansadas piernas estaban agotadas, pero la marcha no se podía detener. Entonces, Koonex comprendió la ley natural de cumplir con el destino. Las mujeres de la tribu confeccionaron un toldo con pieles de guanaco y juntaron abundante leña y alimentos para dejarle a la anciana curandera, despidiéndose de ella con el canto de la familia.

Koonex, de regreso a su casa, fijó sus cansados ojos a la distancia, hasta que la gente de su tribu se perdió tras el filo de una meseta. Ella quedaba sola para morir. Todos los seres vivientes se alejaban y comenzó a sentir el silencio como un sopor pesado y envolvente.

El cielo multicolor se fue extinguiendo lentamente. Pasaron muchos soles y muchas lunas, hasta la llegada de la primavera. Entonces nacieron los brotes, arribaron las golondrinas, los chorlos, los alegres chingolos, las charlatanas cotorras. Volvía la vida.

Sobre los cueros del toldo de Koonex, se posó una bandada de avecillas cantando alegremente. De repente, se escuchó la voz de la anciana curandera que, desde el interior del toldo, las reprendía por haberla dejado sola durante el largo y riguroso invierno.

Un chingolito, tras la sorpresa, le respondió: “nos fuimos porque en otoño comienza a escasear el alimento. Además durante el invierno no tenemos lugar en donde abrigarnos.” “Los comprendo”, respondió Koonex, “por eso, a partir de hoy tendrán alimento en otoño y buen abrigo en invierno, ya nunca me quedaré sola” y luego la anciana calló.

Cuando una ráfaga de pronto volteó los cueros del toldo, en lugar de Koonex se hallaba un hermoso arbusto espinoso, de perfumadas flores amarillas. Al promediar el verano las delicadas flores se hicieron fruto y antes del otoño comenzaron a madurar tomando un color azulmorado de exquisito sabor y alto valor alimentario. Desde aquél día algunas aves no emigraron más y las que se habían marchado, al enterarse de la noticia, regresaron para probar el novedoso fruto del que quedaron prendados.

Los tehuelches también lo probaron, adoptándolo para siempre. Desparramaron las semillas en toda la región y, a partir de entonces, “el que come Calafate, siempre vuelve.”

Fuente: http://www.minutofueguino.com.ar/la-leyenda-del-calafate/

Hacia un paradigma superador en la pesca artesanal fueguina

Libero mi trabajo final de economía pesquera.

DESCARGAR PDF AQUI

ACLARACIÓN: Este trabajo no es la versión final del mismo. La próxima versión tendrá las correcciones recomendadas por el Lic. Mario Chiari.

INTRODUCCIÓN

La dependencia de los recursos acuáticos se desprende lógicamente de nuestra condición insular. Las pueblos originarios del sur de la Isla dependían en gran medida de lo que era brindado por el ambiente marino, tal es así que los hombres blancos los llamaron “Indios canoeros”. Como ejemplo del rol central que tenían las aguas marinas en su cosmogonía, podemos citar a Arnaldo Canclini en “Leyendas de Tierra del Fuego” : “En un sentido profundo, los yaganes eran los opuesto de los onas. Vivían navegando y su cosmovisión partía del mar como mundo real. Por ejemplo, si nosotros decimos «bahía»(aia era su palabra) pensamos en una tierra que rodea una porción de agua. Para ellos, era al revés: era el agua que penetraba en la tierra.”1. A su vez, a pesar de la extinción de los pueblos originarios, hoy en día se pueden seguir observando concheros (acumulaciones de conchas producto del marisqueo) en las costas del Canal Onashaga(Beagle). Esto último es otra demostración de cuan ligada estaba la vida de nuestros antecesores con el ambiente marino. Sigue leyendo

#LiberandoFotos Navegueta 2012

En Octubre de 2012 la gente del Aeroclub Ushuaia junto con otros aeroclubs de Argentina y Latinoamérica organizaron la “Navegueta 2012”. En la misma estuvo presente “Hangar del Cielo” quienes hicieron una demostración de acrobacia aérea. Aquí están las poquitas fotos que rescaté de ese día:
Las imágenes en alta resolución se pueden descargar desde acá

Todas las fotos bajo licencia Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional

#LiberandoFotos Toma de Casa de Gobierno 23/05/2013

El 23 de Mayo de 2013, dos gremios (SUTEF y Camioneros) tomaron la casa de Gobierno de Tierra del Fuego. De casualidad andaba con la cámara por lugar por lo que me metí al tumulto y saqué algunas fotos en pleno despelote. Lógicamente la idea no era escrachar a nadie sino simplemente retratar desde mi visión que era lo que estaba pasando. De varias capturas estas son las mejorcitas…

Se pueden descargar en alta resolución desde aquí

Todas las fotos bajo licencia Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional