Lo bello es…

sapi8

Sapiosexuales: “Son personas que se sienten sexualmente atraídas por la inteligencia del otro. La estimulación a través del cerebro tiene prioridad ante otros elementos como el contacto con la piel o los órganos genitales.-Apertura de la experiencia. Buscan nuevos retos que les alejen de la rutina y les permitan abrir su mente con otros descubrimientos.-Conversaciones complejas. Se dejan seducir a través de la palabra, les gusta tener conversaciones y diálogos que les estimulen y huyen de la superficialidad.-Búsqueda de seguridad. Pueden ser personas que, inconscientemente, relacionen la intelectualidad del otro con una relación más segura y estable.-Según los especialistas, existen más mujeres sapiosexuales que hombres ya que el sexo femenino no es tan visual como el masculino y necesita de otros estímulos.”

(De algún lado lo afané… La verdad que no me acuerdo)

Desarmarse

IMG_20160620_143731732

Al amor que quema,
al sentimiento que punza:
hay que desarmarlo,
hay que reducirlo a estructuras,
hay que sistematizarlo,
hay que tamizarlo de miedos.

Y si frente a los ataques de la lógica,
aún resiste,
aún grita intacto,
aún resoplan misterios,
entonces ama sin tiempo ni apuros.

Nuevas modalidades del vínculo amoroso

B1039_Z_Edvard_Munch_meisterwerke_aus_der_sammlung_des_Kunstlers_im_Munch-Museum_in_Oslo_2

El presente texto fue expuesto en las Noches de Biblioteca de la NEL-Medellín, el 26 de octubre de 2011, actividad organizada por la Comisión de Biblioteca de la Sede.

El título de la conversación de hoy “Nuevas modalidades del vínculo amoroso”, da por supuesto que hay nuevas modalidades del vínculo amoroso, lo cual tiene como implícito una relación del amor con la época; que los cambios económicos, culturales y políticos, y con ellos la ciencia y la tecnología, inciden en el vínculo amoroso. Conviene pensar que se trata de un pasaje de una época marcada por la relación con el Otro, por la constitución de lo social, a una época marcada más bien por el individuo solo; una época de transición donde conviven las dos lógicas: encontramos sujetos constituidos bajo la lógica de la función de la norma, del vínculo civilizado, de la relación al Otro de la alteridad y la diferencia, del goce sexual pasado por la función reguladora del Otro; y encontramos sujetos de la individualidad, del goce autista y solitario, del reclamo de su autodeterminación, donde el lazo con el Otro se afecta y cobra peso el Otro como objeto desubjetivado, objeto del mercado, incluso objeto fetiche. El amor “tradicional” pierde bajo esta lógica su función de respuesta a la relación con el Otro y al goce sexual. La cuestión es si estamos ante una nueva versión del amor, o se trata de una primacía del goce sexual que marginaliza al amor y por tanto sirve de defensa al sujeto frente a los impases del amor. Es lo que convendría interrogar. Sigue leyendo

Lo que te da terror (Gabo Ferro)

Lo que te da terror te define mejor,
no te asustés, no sirve, no te escapés, volvé
volvé, tocá, miralo dulcemente esta vez,
que hay tanto de él en vos, pero hay más de vos en él.

¿Dónde queda lo que creés? ¿Dónde queda lo que ves?
¿Dónde se irá, si se va? ¿Dónde se fue? ¿O será que ya no está?
Si hay Dios, si hay amor, si hay vida después,
si hay mundo, si hay hoy, hay mañana, hay tal vez
si hay ayer, si hay recuerdos, si hay de haber o ay de doler.

Lo que te da terror te define mejor,
no te asustés, no sirve, no te escapés, volvé
volvé, tocá, miralo dulcemente esta vez,
que hay tanto de él en vos pero hay más de vos en él.

Cómo, cuándo, dónde, quién fue, para quién será,
quién ha sido y por qué el frío
la pasión, la vejez, el amo, el esclavo
y el dolor de reconocerse
atado, golpeado, libre, liberado, culpable, culpado
al frente, al costado de quien no se larga
por miedo a quedarse solo, abandonado.

Lo que te da terror te define mejor,
no te asustés, no sirve, no te escapés, volvé
volvé, tocá, miralo dulcemente esta vez,
que hay tanto de él en vos, pero hay más de vos en él.

Hay miedos que espantan que van a volver,
hay otros que están pero van a ceder,
hay riqueza, hay pobreza, hay hambre y tanto
que un verso no alcanza para decir cuánto.

Si vuelve, si va, si queda o si está,
si recuerda a veces o va a recordar,
si vive con alguien, si ha muerto con alguien,
si está…
si está.