Otra mirada sobre las usurpaciones en Ushuaia

Mucho se habla sobre las usurpaciones y el crecimiento de Ushuaia. La mayoría de los comentarios a favor y en contra coinciden en algo: El tremendo impacto generado sobre los bosques nativos y sus posibles consecuencias negativas para toda la población. Esto siempre me hizo ruido, pues a pesar de que no tenía algo concreto con que refutarlo, lo veía cargado de olvido hacía a los mecanismos migratorios por los cuales vinimos prácticamente todos los habitantes de la Tierra del Fuego.

Con este paradigma en mente, me propuse ver cual era el impacto real de los “usurpadores irregulares” (Hago esta distinción porque también existen los “usurpadores regulares”, es decir aquellos con mayor poder adquisitivo y político que pudieron regularizar sus ocupaciones) en los bosques nativos. Para ello consideré un límite arbitrario superior hasta el cual podría llegar a crecer la ciudad. Este límite lo fije en base a mi visión y conocimiento de la zona, por lo que puede variar y no es algo totalmente objetivo. Sin embargo y luego de mirar los números, creo que no estuve tan errado. Una vez fijado ese límite delimité polígonos que me dieron por resultado varias áreas de “asentamientos irregulares” (Zona total “Zt”). Dentro de esas áreas definí subareas las cuales no eran mas que las zonas impactadas de los bosques (Zi). Luego por cada una de esas áreas calculé los parciales porcentales de área ocupada usando la siguiente fórmula: Ap= (Zi/Zt)*100. Lógicamente la sumatoria de los parciales porcentuales daría como resultado el impacto total sobre los bosques y cuanto se podría seguir impactando hasta sacar él último árbol.

En criollito, esto sería como el balance de superficies que uno hace cuando va a construir su casa: Nos dan un terreno de 100m2 y el maestro mayor de obra nos dice que nuestra casa va a ocupar 40 m2. Impactamos 40 m2 del terreno y los 60 m2 que sobran van a ser el patio de la casa. Si lo decimos en forma de porcentajes sería: “Un 40% de tu terreno va a estar ocupado por la casa y el 60% va a ser patio” A gran escala pasa lo mismo con la proyección de una ciudad. Tenemos tanta superficie y sobre esa superficie vamos a construir barrios. Vamos a tener un porcentaje ocupado por barrios y el resto va a ser patio (bosques en nuestro caso). Sigue leyendo

El canal de Rivadavia y el tranvía de Sciurano

¿Esta quizás sea la visión que tiene Sciurano sobre una futura Ushuaia Magnífica?

Me enteré hace unos días la nueva propuesta futurista del señor Intendente Federico Sciurano. A la pista de patinaje que se deshiela en verano, el natatorio que se está construyendo en Andorra (Para los que no conocen, les recordamos que en Andorra prácticamente la totalidad de los vecinos no tienen agua, gas ni cloacas), a la cesión de predios para el Colegio del Sur y un largo etcétera ahora le debemos sumar la propuesta de un tranvía ecológico en la calle San Martín. Si, leyo bien ¡Un tranvía ecológico en la calle San Martín! Todo aquel que conoce Ushuaia en este punto ya debe haber querido largar la carcajada, pero supongamos por un momento que si, consiguen los fondos y vamos para delante con la construcción ¿Dónde estacionamos los autos? No se haga problema, Federico y su cuerpo técnico ya pensó en una solución: Construir estacionamientos subterráneos debajo del Paseo del Centenario. ¡Todo cierra! Ante el creciente parque automotriz ushuaiense y debido a que cada vez se hace mas complejo dar la “vuelta del perro” (típica costumbre que cualquier habitante de Ushuaia realizó alguna vez en su vida), con este tipo de soluciones matamos varios pájaros de un tiro: Se disminuye la contaminación de tantos autos andando en primera al pedo, fomentamos el tránsito peatonal y de paso le damos un perfil futurista a la ciudad ¡Qué tul! Acá no termina la cosa porque fiel al estilo “lo europeo es mejor…” fue a presentar su proyecto civilizador a Bruselas para gestionar fondos. 

Da para pensar varias cosas: O bien el Intendente es un hombre que se encuentra sobre la media del razonamiento o quizás sea una persona que se “adelantó a su tiempo” como don Cantaluppi, la heladera y sus carneos.

Sabiendo mi influencia Jauretchiana, me es imposible no compararlo con un glorioso presidente argentino (también se lo podría comparar con un glorioso Jefe de Gobierno de Capital pero esa es otra historia…): Bernardino Rivadavia. No voy a enumerar todos los “aciertos” que tuvo Don Bernardino, pero si quiero comentar someramente un proyecto similar al que propone Sciurano: Un canal que uniera Cuyo con el sur de Buenos Aires… ¡Todo esto mientras estábamos en guerra con Brasil! El problema era que toda la zona por la que pasaría el canal era terra-incognita y como si fuera poco teníamos:

el desconocimiento de la zona por la multiplicidad y la agresividad de los indios que el autor atribuye a “la incitación de los españoles de Chile”. Dice que para la fecha de la expedición de Rosas, la pampa había sido olvidada y sus moradores estaban ensoberbecidos. La situación se agra­vó después de la caída de Rosas cuando los indios sobrepasa­ron aún la frontera de 1820.
Así es que sólo después de la expedición al desierto de Roca, cincuenta años después del proyecto del famoso canal, se tuvieron los conocimientos elementales para pensar proyectarlo y se ocupó el territorio donde los indios hacían imposi­ble, primero el estudio, y después la construcción.
(Zoncera Nº20-Manual de Zonceras Argentinas- Arturo Jauretche-)

En Ushuaia no tenemos malones agresivos merodeando en la San Martín, pero creo que Sciurano está “adelantado a su tiempo” tal como pasó con Rivadavia. Camina delante del resto, se aleja y se olvida del pueblo que viene detrás. No digo que sea incoherente con sus políticas y pensamientos, sino que me parece triste que se gasten fondos del estado en un viaje a Bruselas para pedir “apoyo” en proyectos que no alientan una mejor calidad de vida real. Ante la crisis habitacional (que todavía existe mas allá de la San Martín y Maipú) se entregaron duplex para que las familias vivieran hacinadas; la inversión en mejoras para los barrios, entre las que podemos contar playones deportivos, centros comunitarios, es pésima. Los chicos de los barrios (No los del Colegio del Sur, sino los de la Cantera, el Latinoamericano, Escondido, 640, etc.) no tienen lugares decentes de esparcimiento. Fede, por mas que no te guste, el deporte que mas le gusta a los pibes es el Fulbo, no el Rugby y el Hockey. Mejorar las instalaciones del  Ushuaia Rugby Club o de las Aguilas no implica una mejora sustancial en los espacios deportivos para el resto de los ciudadanos. Tenemos controles de tránsito con firmes objetivos recaudatorios (Te hacen multas por cualquier boludez), pero a pesar de ello seguimos teniendo una alta tasa de accidentes por conducción en estado de ebriedad, picadas, etc. Basta ver lo que pasó este fin de semana… . Me alegro que la doble Maipú luzca fabulosa (y que ello indirectamente conlleve a una mayor tasación de los terrenos circundantes) pero hoy en día tener asfalto en el barrio es un lujo. Me gustaría saber en que forma va ayudar el tranvía ecológico a los vecinos de la Bolsita, Andorra, el Obrero, etc…

No niego que la Municipalidad de Ushuaia en los 4 años de intendencia de Federico y en los próximos 4 años invirtió e invertirá ingentes sumas de dinero. El tema es dónde la invirtió/invertirá…

Quiero ahorrarme epítetos Nac&Pop para calificar al Intendente de Ushuaia por lo que dejo a gusto y placer del lector los mismos.

¡Saludos!