Poema a la compañera Claudia Falcone

Claudia Falcone

Poema de Pablo Díaz a Claudia Falcone

Hoy

me he quedado inmóvil observando en el recuerdo

el beso que se estrellaba en el muro.

Flor o acero. Ni ángel ni desángel.

Sólo la verdad desnuda.

La voz es un reclamo de amor y un instante duro.

Pero las manos no pierden el momento de tus manos.

¿dónde estás, en qué tiempo, en qué mundo te encuentro?

¿Hasta dónde estiro la mirada para verte?

Si me dieras una señal, el próximo 31 de diciembre

me llegaría hasta vos.

No creas que no te busco, no me olvido,

pues no hubo adiós; nos dijimos hasta luego.

Por favor, que las aguas del mar te traigan hasta mí.

O la soledad del otoño,

o las flores de la primavera.

Como quieras.

Pero no dejes de volver a lo que soñamos.

Si no es conmigo, ojalá que igual estés en paz.

¿Te acordás?

Habíamos quedado en ir de vacaciones

o de juntarnos todos los chicos a tomar cerveza.

Pero estoy solo, ni vos ni ellos han vuelto.

Y yo camino mirando a ver si los encuentro.

Me junto con sus madres, padres, hermanos,

tíos, amigos,

y no sé qué decirles, ¿dónde están las palabras para ellos?

Todavía no he aprendido a no desafinar,

¿y las idas a las villas?

¿Qué es esto de sobreviviente? ¡Por favor!

Que algún día los encuentre.

Carta abierta a Néstor Auza “Microsoft representa el pasado”

 

Tandil, 20 de Mayo de 2014

Estimado compañero Néstor Auza,

Hemos recibido, con gran tristeza, las declaraciones publicadas recientemente en medios locales en las que usted planea trabajar en “Proyectos de Educación” con la corporación Microsoft. Vemos en estas acciones un gran retroceso, que contrasta con las políticas que el Programa Conectar Igualdad viene impulsando para alcanzar la soberanía tecnológica.

Como estudiantes, graduados y docentes de la Facultad de Ciencias Exactas de la UNCPBA, en la que se dicta la carrera de Ingeniería de Sistemas, la Tecnicatura Universitaria en Programación y Administración de Redes y el Profesorado en Informática, nos encontramos preocupados al ver que un representante de nuestra ciudad y de nuestra Universidad, esté pretendiendo abrir las puertas del Ministerio de Educación, y a través de él a todos nuestros pibes, a una de las corporaciones más grandes del mundo, que además tiene prácticas que atentan seriamente contra la soberanía de los países.

En estas declaraciones, usted asegura que la empresa mostró un gran interés en la iniciativa. Vale la pena reflexionar en torno al por qué de ese interés: como corporación monopólica del sector del software, buscará formar generaciones enteras de usuarios dependientes de una tecnología que sólo ellos producen y distribuyen. El Programa Conectar Igualdad, una de las políticas de inclusión tecnológica más importante de los últimos tiempos, podría correr el riesgo de convertirse en una vía más de la multinacional para lograr ese objetivo.

El futuro no tiene que ver con Microsoft. Nosotros trabajamos hace años para que esto no sea así. Microsoft representa al pasado, representa las licencias privativas, la prohibición de compartir, de copiar y distribuir, de estudiar y mejorar el software. Representa las computadoras inseguras, las computadoras con virus y con agujeros de seguridad que comprometen nuestra información y la del Estado. Representa la persecución y las intimaciones que la organización “Software Legal” hizo a tantas PyMEs de la región, y las acciones legales que inició contra tantas otras.

No confundamos Gratuidad con Libertad. Todas las licencias gratuitas con las que Microsoft pueda tentarnos hoy, las vamos a pagar con Dependencia Tecnológica, con fuga de divisas para importar productos desarrollados en el extranjero. Estaremos limitando la producción de conocimiento científico y tecnológico del país y atentando contra la generación de economías regionales que podrían emplear a miles de profesionales de nuestra Universidad en particular y del país en general.

En la última década, se ha avanzado en Políticas Públicas que apuntan a lograr la Soberanía Tecnológica y la producción de conocimiento nacional, tomando al Software Libre y al Conocimiento Libre como algunos de sus pilares. Dentro de ellas podemos mencionar al Repositorio de Software Público, la Conferencia Internacional de Software Libre, el Sistema Nacional de Repositorios Digitales Abiertos, el estándar elegido para TV Digital Abierta, entre otros. En el área de educación, la decisión política más importante ha sido la apuesta al desarrollo de Huayra GNU/Linux, un sistema operativo libre y nacional acorde a las necesidades de millones de docentes y estudiantes que utilizan las netbooks del Programa Conectar Igualdad, con la proyección de ser utilizado en toda la administración pública.

El fortalecimiento de la educación pública no se alcanzará de la mano de una mega-corporación monopólica extranjera de la naturaleza de Microsoft. Como ciudadanos comprometidos, con activa participación en la comunidad, rechazamos firmemente la sola posibilidad de que una empresa de esta talla intervenga nuevamente en nuestra educación pública, entendiendo que sólo desde el desarrollo nacional, podremos sostener y profundizar el modelo de progreso e inclusión social-educativo que desde el año 2003 se lleva adelante en el país y del cual nos enorgullecemos.

Por el porcentaje histórico más alto del PBI invertido en educación; por los más de 1000 científicos repatriados; por la creación del Ministerio de Ciencia y Tecnología; por los avances alcanzados por el CONICET; por las más de 45.000 becas anuales del sistema Universitario Nacional; por las 10 nuevas Universidades Nacionales y por las 4 millones de Netbooks repartidas a nuestros pibes, quedamos a su entera disposición para trabajar en conjunto por la educación pública, la soberanía tecnológica y la inclusión social y educativa, que reiteramos, nunca será al lado de una empresa como Microsoft.

Agrupación AMU en el MPE

Conducción del Centro de Estudiantes de la
Facultad de Ciencias Exactas de la
UNCPBA

FLISoL 2013 en Ushuaia

Banner 1

Desde el primer FLISoL del 2010 mucha agua corrió bajo el puente, y hoy junto a la muchachada decidimos encarar nuevamente el desafio de organizar el FLISoL 2013. En lo personal, veo que este evento tiene una carga emotiva mucho mayor a los anteriores que realizamos por varios motivos. Uno de los cuales es que el coordinador del evento es Jonatan Arcos, un guachín de 19 años que se acercó al primer FLISoL y que hoy toma la posta para coordinar. Un ejemplo a seguir y un ejemplo para todos esos giles que dicen que la juventud está perdida… Eso me llena de satisfacción, por que indica que algo dejamos sembrado y que el Software/Cultura Libre no depende de pseudogurúes y nerdos fracasados que tratan de alimentar su ego usando estos eventos como catapultas sociales… Al igual que el movimiento latinoamericano de emancipación que hoy avanza a paso firme en el continente, no dependemos de ninguna persona para seguir transitando el camino de la Liberación. Claro que todos nos valoramos y queremos, porque si hay algo que nos distingue del cipayaje es el afecto y la calidez humana. Todos dependemos de todos pero no de nadie en particular.

Otro de los motivadores es el caso de Huayra, la nueva Distro de Conectar Igualdad. Antes de que me salten a decir que soy un claqué pago, les cuento que yo no trabajo para Conectar/Igualdad, yo milito por la liberación y defiendo este proyecto de pais, del cual una de las políticas de Estado mas revolucionarias es PCI. Las netbooks, en una primera etapa, lograron la democratización de la tecnología dura (El Hardware) y permitieron que millones de pibes que ni siquiera habían visto una compu, lograran conectarse e igualarse con el resto de los argentinos. Una de las críticas más fuerte fue que los chicos no usaban las computadoras exclusivamente para “aprender” ¿Y? ¿Cuantos chicos con mas recursos económicos tenían computadora desde hace años y solo la usaron para “aprender”? La gran molestia de todos los que hicieron esas críticas clasistas, fue ver a todos esos “negritos” (Cuando digo negrito, lo digo con todo el cariño y la carga histórica que un peronista le pone al adjetivo negro) escuchando música, actualizando fotos que se sacaban con la misma net en Facebook, viendo videos en Youtube, etc. El problema era que lo hacían en la calle, a plena luz del día y no detrás de las rejas de un country…

¿Qué viene a hacer Huayra en todo esto?

Como decía anteriormente, la primer etapa logró la democratización del acceso al Hardware, pero nos faltaba una pata, que para todos los Softwarelibrenses es una de las más importantes: Que la máquina sea utilizada con Software Libre. Y acá es dónde entra a tallar Huayra, un sistema operativo nacido de las entrañas de PCI cuyos destinatarios finales son todos los pibxs y docentes del pais. No es solo un Debian con un escritorio modificado o el curro de un par de amigotes del Estado, como escuché decir en alguna lista. Huayra es el resultado de muchos compañeros y activistas del Software Libre que se atrevieron a encarar un desafio gigante. Mientras otros se la pasaban puteando y debatiendo en listas y foros a ver “quien la tenía más libre”, ellos se pusieron a trabajar con mucha humildad desde abajo para que “Conectar Igualdad” pase a ser “Conectar Igualdad Libertad”. El Software Libre no es solamente algo técnico (de ahí a que no les crea mucho a esos gúrues que se escudan en millones de líneas de código para no decir que le hacen el jueguito al enemigo), sino que además es un ser social y político. Todos los que tenemos algún tiempito en esto, sabemos que de nada nos sirve instalar Linux a una persona que no está convencida ideológicamente/Políticamente de los beneficios del mismo. También en eso se diferencia Huayra… Los que llevan adelante este proyecto, además de ser Tec/Lic/Ing/etc., son militantes convencidos de que la Liberación Tecnológica es posible.

Por eso, es que en la sede de Ushuaia, haré todo lo que tenga a mi alcance para que Huayra llegue a la mayor cantidad de Netbooks posibles. Esto no tiene más incentivo que mi compromiso militante con el Proyecto Nacional, con el Software Libre y con la Liberación Tecnológica.

¡Qué florezcan mil flisoles!