Me van a tener que disculpar (Eduardo Sacheri)

Me van a tener que disculpar. Yo sé que un hombre que pretende ser una persona de bien debe comportarse según ciertas normas, aceptar ciertos preceptos, adecuar su modo de ser a determinadas estipulaciones aceptadas por todos. Seamos más explícitos. Si uno quiere ser un tipo coherente debe medir su conducta, y la de sus semejantes, siempre con la misma idéntica vara. No puede hacer excepciones, pues de lo contrario bastardea su juicio ético, su conciencia crítica, su criterio legítimo.
Uno no puede andar por la vida reprobando a sus rivales y disculpando a sus amigos por el solo hecho de serlo. Tampoco soy tan ingenuo como para suponer que uno es capaz de sustraerse a sus afectos y a sus pasiones, que uno tiene la idoneidad como para sacrificarlos en el altar de una imparcialidad impoluta. Digamos que uno va por ahí intentando no apartarse demasiado del camino debido, tratando de que los amores y los odios no le trastoquen irremediablemente la lógica. Sigue leyendo

11 bosteros vs un Pueblo

Dale Glooobo Yo no soy Mendocino. Aunque lo parezca no lo soy, bueno un poco si, pero mi documento dice que nací en Ushuaia. Eso si, casi toda mi familia es del Barrio Espejo de Las Heras. De chico para mi Mendoza y Las Heras fue los “Abuelos y tíos del norte que íbamos a visitar.” Nada mas que eso… Para ponerlos en contexto: Acá en el sur los únicos nombres que nos llegan son Boca, River, San Lorenzo y todos los grandes de Buenos Aires. Yo era hincha de San Lorenzo de Almagro. Mi viejo siempre hablaba de Huracán las Heras y cuando íbamos de vacaciones a la calle Maipú veía esas pintadas enormes por todo Las Heras que rezaban: “La N°1 manda”, “Globoína”, “Un amor como el nuestro no puede morir jamás.” Los vecinitos del barrio me preguntaban de que equipo era, yo contestaba naturalmente “¡De San Lorenzo!” y me miraban con sorna, como diciendo “Dale, flaco, decime de que equipo sos en serio!”. No entendía como podían seguir a un club “chico”, a un equipito de barrio. Compadre lasherino, no se asuste y siga leyendo, créame que no hay una gota de menosprecio en estas letras. Cosas del destino cuando tenía 14 años nos mudamos desde Ushuaia a Las Heras. Yo no quería irme de este pedacito del sur, amaba mi ciudad, mis montañas, mi nieve, mi gente. Tengo muchas memorias que no van al caso en este escrito. Lo que si recuerdo claramente es la primera vez que me llevó mi viejo a la cancha de Huracán (“para que entendiera” según él). Fuimos a ver Huracán Las Heras vs El Algarrobal. El Globo goleó y lo que me quedó grabado a fuego fue toda esa enorme masa humana cantando, alentando y saltando desde el minuto cero ¡Cómo no me iba a hacer del Globito! Fue amor a primera vista. Era escuchar el “¡Boom, boom, boom!” del bombo y sentir que el corazón estallaba de adrenalina. De allí en mas, nada fue igual. Mi corazón se pintó con los colores del acérrimo rival del Ciclón ¡Vaya contradicción del destino! Los Domingos eran asado y cancha, en ese orden. No importaba donde jugarani como estaba en la fatídica tabla de posiciones, al Globo había que ir a verlo. Sé lo que dicen de Huracán, que somos negros, que somos villeros, que somos chimbas(Y note estimado lector que este fueguino dice “somos” porque en cierta forma yo también soy bastante lasherino ¡Y a mucho orgullo!) ¿Pero saben qué es lo que mas les duele? Que somos un pueblo trabajador, que se enorgullece de su color de piel, que no baja los brazos a pesar de las adversidades, que pide una “moneda para la entrada” porque no puede vivir sin un Domingo de globito. No me importa si jugamos contra Boca, Gutierrez o el Tomba(Bueno, si me importa si jugamos contra el Tomba…), lo mas lindo que tiene Huracán es toda su gente. Esos jugadores tienen espalda porque detrás de ellos siempre está La N°1, la hinchada mas grande, incondicional y con mas huevo de todo Mendoza. Mañana Jugadores, Pueblo Unido de la República de Las Heras: ¡A festejar que es una fiesta! Huracán siempre fue de primera, Huracán ya es grande aunque algunos diarios porteños nos tilden de “ignotos”, “equipo chico” o alguna otra barbaridad por el estilo. Acá no hay Osvaldo, Arruabarrena ni Orión: acá son 11 bosteros vs un pueblo. Si le ganamos a Boca, se declara feriado departamental y se festeja por una semana. Y sino también ¡En Las Heras es carnaval como dijo la gitana! No hace falta ganarle a una empresa futbolística para ser grandes. ¡Con esta hinchada el cielo ya lo tenemos ganado! Y para finalizar me despido con una reflexión todavía mas personal que el resto del escrito. Puede elegir no estar de acuerdo con esto, pero… ¡Cómo no voy a enamorarme de un equipo cuyo himno es la marcha peronista con la letra lasherinizada! ¡HOY SOMOS TODOS LAS HERAS!

Calle 13 -Me vieron cruzar-

Perdonen que me agrande
pero soy un barrilete cósmico
lo mas grande.

Navego contra el viento
haciendo lo imposible me divierto
hasta que su objetivo complete
este jinete no se baja del cohete

Por un campo minado
de terrenos peligrosos
me esquive todas las trampas de osos

Diariamente el sol fue mi testigo
y la luna, la que me regalo el camino

Me caí pero me levante de la primera
como se levantan las flores en primavera

Sin rasguños, se hace pequeño
el universo cuando levanto mis puños

Le dije a mi coraje
antes que te de calambre
cocíname las ganas que
mis sueños tienen hambre

Y los deseos me vieron nacer
los árboles me vieron crecer
el océano me vio navegar
las estrellas me vieron cruzar
las estrellas me vieron llegar
las estrellas me vieron perder
las estrellas me vieron ganar
las estrellas me vieron correr
las estrellas me vieron volar
las estrellas me vieron perder
las estrellas me vieron ganar…

Si se desmayan mis rodillas
si se me cae el cielo
si se desfigura el día y
se convierte en hielo

Si mi sangre se torna
color tu verde frio
si mi valor tiene el
estomago vacío

Si mis sueños se pelean
con la suerte
puede que el fracaso abra
los ojos y despierte

Pero estoy preparado para
los días salados
cualquiera que camine
se tiene que haber resbalado

caí con todo el peso
pero si es fuerte la caída mas
impresionante será mi regreso

ya no corro, le salieron
alas a mis botas
mi cuerpo navega por el aire
¡Flota!

Voy contra todo
hago sudar al viento
cada paso que doy va
narrando un cuento.

Hasta mis hazañas se asombran
la historia me persigue
por que la convertí en sombra

Y los deseos me vieron nacer
los árboles me vieron crecer
el océano me vio navegar
las estrellas me vieron cruzar
las estrellas me vieron llegar
las estrellas me vieron perder
las estrellas me vieron ganar
las estrellas me vieron correr
las estrellas me vieron volar
las estrellas me vieron perder
las estrellas me vieron ganar…

Reglas del fulbo callejero

Futbol-callejero

– El Gordo al arco.
– Si no hay gordo se arregla con un gol cada uno, pero termina atajando varios goles el más boludo.
– Si hay penal en contra sale el gordo del arco y va uno bueno.
– El partido termina cuando están todos cansados.
– No importa que un equipo vaya ganando 20 a 0, siempre ¨el que hace el gol gana¨.
– No hay árbitro.
– Si no hay sangre no es full.
– Nadie simula, el que se tira es puto.
– No hay posición adelantada.
– Los dos mejores no pueden jugar para el mismo equipo.
– El que tira a ¨fulminar¨la va a buscar.
– Si el gol es polémico se decide patear un penal.
– No hay travesaño, y este depende de la altura del arquero.
– Siempre hay uno al que la madre llama a comer.
– Hay que estar atento a los autos.
– Se juega por la coca que nadie paga.
– Está el que putea porque ¨todos suben y nadie baja¨.
– Hay debates porque el arco rival es más chico que el arco propio.
– Los arcos se arman con buzos.
– Está el arquero que sale gambeteando y termina siendo puteado.
– Al morfón no se la pasen.
– Si el dueño de la pelota se enoja se termina el partido.
– No vale gol de atrás de mitad de cancha.
– Al que la pisa y le pegan que se joda por pisarla.
– Los palos de luz, árboles, monumentos, paredones, etc, habilitan.
– No se suspende por lluvia.
– Si el que juega bien llega tarde sale el más boludo.
– Si el que juega mal llega tarde no entra porque ¨ya estamos todos¨.
– Los goles se gritan como en la final del mundo.