Consumismo, pero bien diluido

f2708bf28229d6f5c6895e2fb17422b8

Leyendo y leyendo diversos contenidos que tienden a potenciar el encuentro con uno mismo, o diversos inventos y “teorías” que violan sistemáticamente leyes físicas y por consiguiente el método científico, no puedo dejar de sorprenderme por la masividad que logran. La física y las teorías actuales sobre el origen del Universo son asombrosas por si mismas, pero la gente prefiere máquinas de movimiento perpetuo, ángeles y viajes astrales. Siempre en ese hueco de lo inexplicable se meten los chantas a vender libros y cursos carísimos en los que hablan con total caradurez de física cuántica y purificación. Un cambalache en el que la ciencia es mal vista simplemente por exigir que el proceso por el cual logran sus milagros se replique en condiciones controladas… ¡Pero qué es usada para justificarse! Sigue leyendo

Sobre boludos y pelotudos

boleadoras-640x445

En las Guerras de la Independencia, nuestros gauchos peleaban contra un ejército de lo que en aquella época era el Primer Mundo. Una maquinaria de guerra con disciplina de las mejores academias militares, armas de fuego, artillería, corazas, caballería, el mejor acero toledano, etc.

Nuestros gauchos (los montoneros), de calzoncillo cribado y botas de potro con los dedos al aire, sólo tenían para oponerles pelotas, piedras grandes con un surco por donde ataban un tiento, bolas -las boleadoras- y facones, que algunos amarraban a una caña tacuara y hacían una lanza precaria. Pocos tenían armas de fuego: algún trabuco naranjero o arma larga desactualizada.
Sigue leyendo

Aquí Caosquin – Carta de Juan Falú –

Juan Falú

CAOSQUÍN 27/01: Llegamos a unas cabañas alquiladas cerca de Cosquín Liliana Herrero, Lilian Saba, Marcelo Chiodi y yo, para ensayar los temas a presentar el 29 en Caosquín. 28/01: Empezaron a sonar lindos los temas. Hubo unas lágrimas de Liliana y Lilian al tocarlos, sobre todo con Milonga del alucinado, No te puedo olvidar y Vidala del nombrador. Decidimos que esta vidala sería el tema de cierre, porque nos parecía abismal la composición y a tono la versión. Muy fuerte, pero fue el tema que no pudo ser. Les dijimos a nuestros asistentes, Majo y el Colo, que la prioridad era conseguir prueba de sonido. Esperábamos también un horario central, por la propuesta de homenaje a Eduardo Falú y por la trascendencia que los medios estaban dando a esa propuesta. 29/10 por la tarde: Majo y el Colo nos informan que no habrá prueba de sonido y tocaremos en el orden 21°. Se calcula que a las 03.00. Después nos pasaron al orden 14° y se calculaba la presentación a las 00.30. Pero tocamos a las 03.30, así que pueden imaginarse a qué hora habríamos tocado si aparecíamos en el orden 21° El Colo me dice que Scotto, miembro de la Comisión del festival hacia el que siento un sincero y mutuo afecto, me manda pedir disculpas por el orden de presentación y que “no saben qué hacer con tantas presiones”. Llamo a Scotto dos veces para que me comente personalmente la situación. No hay respuesta. Pido por mensaje que me llame. No hay respuesta. Le digo al Colo: decile a Scotto que si vamos en estas condiciones, voy a expresar mis críticas en el escenario. No pudo decirle nada, porque no logró comunicarse. Cunde la bronca entre nosotros. Después el desaliento. Después, a acomodarse para salir como sea. Pensamos en las “presiones”. ¿De la política? ¿De sindicatos? ¿De Sellos discográficos? ¿De productoras artísticas? En ese contexto, ¿cómo pueden hacerse valer un artista y/o una propuesta artística, si carecen de esos padrinazgos? Imagino: los productores de ciertos artistas esgrimen su argumento infalible: mi artista es taquillero, así que me lo ponés en horario central y con prueba de sonido. La comisión cumple y el taquillero prueba media hora, una hora, una hora y media. Junta público en la prueba, se engolosina y sigue probando. Todo suena claro y fuerte porque todos están enchufados, ellos y sus instrumentos. Y siguen y siguen probando y que los demás se caguen. Los demás son artistas, colegas supuestamente (yo hace rato que no me siento colega de algunos artistas banales con discurso populista pero con una superficialidad, un narcisismo y un individualismo que me agota toda paciencia y posibilidad de comprensión). 29/01 por la noche: Se pasa el horario previsto. A la 01.00 ya habían sonado unas decenas de chacareras, fuertes y claras. A las 02.00 otro tanto. A las 03.00 también. Me encanta el folclore santiagueño. No me encanta que se ocupe una noche casi entera con chacareras y se relativice al resto de las propuestas. Es así este Caosquín, taquillero, popular, de altos volúmenes para alimentar efusividades. La misma técnica usan los comerciantes poniéndoles música tecno a los laburantes para que no se duerman. Pienso: para qué carajo vengo si ya sé cómo es. Me respondo: es mi desafío. Me ha ido generalmente bien. Pero pienso también: si me ha ido bien y en cierto modo se reivindicó mi presencia como el retorno de cierta intimidad, de la guitarra no enchufada, esta vez regreso bien acompañado. De lujo, con Liliana, Lilian y Marcelo y las canciones de Eduardo. Esperaba que la Comisión tomara la propuesta como un aporte, en medio de un panorama marcado por esa euforia, esos volúmenes, esas palmas que si aparecen confirman el éxito y si no aparecen decretan el fracaso. 30/01: entramos al escenario pasadas las 03.30. Un rato antes Liliana lo cruza a Marcelo Simón, se queja por las circunstancias de nuestra presentación y Marcelo le dice: “no sabía que venías con Juan Falú” (¿?????) y también: “quejate con Juan Falú”. Me llamó la atención que Marcelo Simón no nos presente, conocedor y admirador, como lo es, de Eduardo y su obra. Pienso íntimamente que en realidad lo admira tanto a Eduardo que no le convence mi status artístico (esto lo pienso desde hace tiempo, pero me lo banco porque nadie está obligado a gustar de lo que hago). Su ausencia al momento de nuestro ingreso era un dato más de cómo se estaba valorando nuestra propuesta: sin prueba de sonido, sin comunicaciones previas, sin horarios de mayor alcance televisivo, sin el presentador central. Ya en el primer tema sentimos las falencias del sonido. Liliana y Lilian no escuchaban la guitarra. Yo escucha apenas mi guitarra y nada el teclado. Eso significaba tocar adivinando. Pedí al sonidista hacer algo. La cosa no cambió y me despaché con todo. NO CONTRA LOS SONIDISTAS, QUE SIEMPRE ME BANCARON, SINO POR LA DECISIÓN DE LA COMISIÓN DE NO INCLUIRNOS EN LAS PRUEBAS DE SONIDO PREVIAS. Una guitarra criolla debe probarse pues ya no se sabe cómo hacerla sonar al no estar enchufada. Es un tema que sufro hace mucho tiempo. Se me soltó la chaveta y seguí hablando: de las pruebas de sonido selectivas, de la falta de valoración de propuestas artísticas diversas, y de nuestro destino de tener que sacrificar símbolos fuertes de la cultura (como esta guitarra) en aras de los altos volúmenes de nuestro folclore enchufado, gritado y lleno de palmas. Se escuchaba, para colmo, el sonido de peñas aledañas. Claro, esa aberración de tener que tocar en el mayor encuentro folclórico del continente con sonidos paralelos, no se nota en los números enchufados y chequeados en pruebas previas. Toda una opción estética. Yo estaba fuera de todo equilibrio. Me quedé sin la poca voz que tengo. Me dí cuenta en Trago de sombra que no podía cantar. Estaba tenso (me escriben amigos que se notaba en el rostro). Viendo y escuchando esa interpretación me siento destrozado, con una angustia que puede durarme meses, y leyendo comentarios que me definen como un oportunista, que me recuerdan las opiniones de algunos tucumanos cuando leí el poema sobre Bussi de Néstor Soria, dos años antes. Hablaban de mi afán de buscar unos minutos de gloria en Cosquín y hasta me mandaban a la hoguera por ser un zurdo de mierda y tener un hermano que no está más porque “algo habrá hecho”. Habló Liliana. Dijo que era difícil cantar así y que no esperaba tanto descuido frente a un homenaje a Eduardo Falú. Fuimos aplaudidos en cada intervención oral. Pero nos sacaron del escenario, antes de hacer la Vidala del Nombrador. El tema fuerte, el cierre, la despedida. Pavada de simbolismo: nos quedamos sin el Nombrador. Igualmente pudimos nombrar, llamar las cosas por su nombre, y desnudar las estéticas esclavas de la perversidad del mercado, cuando manda y atropella la cultura y la razón. Durante nuestro desalojo, Marcelo Simón ensayó un discurso anticensura. Quiso decir que no teníamos derecho a sentirnos censurados, cuando nos estaban sacando del escenario. Habló de dictadura y democracia, de mi hermano desaparecido y la solidaridad que recibí por la megacausa que trataba su caso (¿????)El público gritaba por nuestra vuelta. DE ESE RECLAMO POCO SE DICE EN LAS DISCUSIONES ACTUALES. FUE CONTUNDENTE, MASIVO Y PROLONGADO. Caosquín, decididamente. Ahora habría que ver como juegan los diferentes argumentos y posiciones frente a la opinión pública. Marcelo Simón tiene micrófonos. Inclusive los usó en el programa de Larrea para insinuar que fui influenciado por Liliana Herrero, presunción que rechazo absolutamente. Liliana fue extremadamente cuidadosa para conmigo, pues se consideraba mi invitada. Además, tenía mi total consentimiento para expresarse como quisiera, dadas todas las frustraciones previas que veníamos masticando ese mismo día. ¿Qué tal una polémica seria frente los micrófonos de Radio Nacional? Creo que Marcelo Simón, como referente coscoíno histórico, debiera convocarla, invitando a portadores de miradas diversas. Eso sería más democrático que usufructuar esa suerte de “reserva del aire”. Las cartas están jugadas y esa discusión ya está instalada, con o sin micrófonos. Yo mismo siento esa discusión internamente, pues durante mucho tiempo cuestioné Cosquín y luego me fui acercando con la intención de apoyar sus aires nuevos que, reconozco, fueron propuestos por la actual comisión seis años atrás. 30/01, 04.30: me entrevistó un señor aparentemente ligado a la Comisión: “la comisión entiende que usted arengó al público y eso les molestó . Le dije que si arengar es incorrecto, que cambien toda la programación, porque casi todos quieren arengar al público, solo que para pedir palmas. Si en medio de tanta arenga, la nuestra sirvió para pensar críticamente, bienvenida sea. Fui inmediatamente a hablar con otro miembro de la comisión, pues mi amigo Scotto se retiró ofendido (agradecé que te pagamos, le dijo a Liliana). Hablé con González. Le dije más o menos lo que aquí relato. Se quedó callado y parecía tan golpeado como nosotros. Por eso pienso que no debe personalizarse esta pelea. S e trata más bien de una batalla cultural, en ideas y realizaciones. ¿Porqué pasar por todo esto? Son muchos los que nos recuerdan que fuimos portavoces de un descontento general y se han solidarizado con lo sucedido. Pero siento que esta vez mi exposición me está devorando. No la busqué. Ahora debo pensar en los próximos pasos, entre refugiarme en mi guitarra para sacar desde allí las palabras más profundas, o entrar al ruedo de la discusión desatada. Seguramente haré ambas cosas, como siempre. Mucho se supone de Caosquín. Esta vez, las opiniones vienen desnudandobuena parte de una trama queofende a millones de argentinos que aman su tierra, su cultura, sus raíces y sus frutos. Juan Falú, febrero 2014

Reglas del fulbo callejero

Futbol-callejero

– El Gordo al arco.
– Si no hay gordo se arregla con un gol cada uno, pero termina atajando varios goles el más boludo.
– Si hay penal en contra sale el gordo del arco y va uno bueno.
– El partido termina cuando están todos cansados.
– No importa que un equipo vaya ganando 20 a 0, siempre ¨el que hace el gol gana¨.
– No hay árbitro.
– Si no hay sangre no es full.
– Nadie simula, el que se tira es puto.
– No hay posición adelantada.
– Los dos mejores no pueden jugar para el mismo equipo.
– El que tira a ¨fulminar¨la va a buscar.
– Si el gol es polémico se decide patear un penal.
– No hay travesaño, y este depende de la altura del arquero.
– Siempre hay uno al que la madre llama a comer.
– Hay que estar atento a los autos.
– Se juega por la coca que nadie paga.
– Está el que putea porque ¨todos suben y nadie baja¨.
– Hay debates porque el arco rival es más chico que el arco propio.
– Los arcos se arman con buzos.
– Está el arquero que sale gambeteando y termina siendo puteado.
– Al morfón no se la pasen.
– Si el dueño de la pelota se enoja se termina el partido.
– No vale gol de atrás de mitad de cancha.
– Al que la pisa y le pegan que se joda por pisarla.
– Los palos de luz, árboles, monumentos, paredones, etc, habilitan.
– No se suspende por lluvia.
– Si el que juega bien llega tarde sale el más boludo.
– Si el que juega mal llega tarde no entra porque ¨ya estamos todos¨.
– Los goles se gritan como en la final del mundo.