Uno no sabe

IMG_20150901_150620822
Uno no sabe en que momento llega un verso y se le encaja en el alma
puede emerger doloroso desde el abismo de la nostalgia
o explotar furioso desde una pasión espontánea.

Uno no puede dejar de ser versos,
las palabras y el piano llaman con voces olvidadas
como un dictado pasional que se acurruca en nuestro pecho.

Uno no sabe en que momento llega el verso y se encaja en el alma.
vigoroso y majestuoso como cauce joven
obstinado y potente como el cincel de un glaciar.

Jamás sabremos nada y está bien dejar las cosas como están:
el mate sobre la mesa;
la guitarra gritando en el armario;
al pájaro ciego cantando en las ramas.
No necesitamos precisiones,
la buena vida es una amalgama de sorpresas.

Desde los telgopores

Bahía Gris

Dejarse llevar por las palabras
que el silencio escriba el último poema
en penumbras desnudarse y recibir el solsticio febril.

Un gorrión llora escondido entre los árboles raídos de guerras
se apresura a envenenar sus tripas de invierno.
Vos agitás las manos escondido entre la espuma,
y mientras el gris plomizo cubre los sueños
desesperado tratás de aferrarte al agua.
Te miro desde lejos, y mi bicicleta es una tosca canoa
nada lo impide,
nadie te acerca un telgopor para que te aferres
tenés miedo, mucho miedo, y me mirás desde lejos
Todos sabemos que
tu vieja te espera con el fuego para calentarte
no hay hiportemia que un chocolate caliente no alivie.
¡Mierda! Mi bicicleta es una tosca canoa
Vos allá y yo acá…
Todos acá y vos allá.
Allá lejos…
Todavía hay menos vida en nuestras vidas.

¿Todos somos fotógrafos?

Foto con celular

Comparto una interesante nota que salió en el portal www.infonews.com sobre la fotografía y las nuevas tecnologías. En mi opinión personal, creo que la fotografía pasó de ser una práctica de determinadas elites con dinero para comprarse una buena reflex, a ser una actividad popular. Decir que la fotografía va en decadencia porque millones de personas sacan fotos en forma compulsiva con celulares y cámaras compactas, es como decir que el fútbol se arruinó desde que los pibes empezaron a patear el fobal en el potrero. Es más, esto le da oportunidad a millones de fotógrafos talentosos que no nacieron con los medios económicos como para comprarse la úlima Canon de mostrar un pedacito de SU realidad.

Antes de ir a lo más interesante, les cuento una anécdota que me pasó cierta vez que me encontré con un fotografo bastante renombrado. La persona de la que hablo se encontraba hablando en una mesa común sobre el rol de un buen equipo y como esto era limitante para la actividad fotográfica, es decir si no tenés un equipo de 50.000 dolares no podés hacer fotografía. Luego de un buen rato de escucharlo alabar y recontra alabar la fortuna que se había gastado en su equipo, le pregunté si él era fotógrafo a lo que respondió logicamente que si. Entonces le retruqué: “Si la cámara hace al fotógrafo, entonces vos sin tu cámara no sos nada”.


Sigue leyendo