Hoy voy a contarles un poco como funcionó la aislación térmica en nuestro motorhome “Evita”.
Para los que no la conocen, Evita es una Renault Trafic corta con motor 1.9 Diesel. En esa camioneta viví un año, pero a los 4 meses me di cuenta que, con los fríos que hacen acá (Vivo en Ushuaia), la aislación que traía (poliespuma sin aluminizar) era totalmente insuficiente. Básicamente prendía el caloventor y me moría de frío. Me puse manos a la obra, saqué todas las paredes y decidí revestirla con espuma de poliuretano expandido. El cambio en el confort fue prácticamente instantaneo: Si antes tenía que dejar prendido el caloventor casi toda la noche para no congelarme, ahora con aclimatar un toque antes de dormir me bastaba para descansar tranquilo.
Metodológicamente voy a fallar un poco ya que perdí los datos de la aislación anterior, así que pido disculpas. Sin embargo, tengo los datos actuales que pueden demostrar de forma fiable lo importante que es invertir en aislación buena.

Espuma de poliuretano expandido en las paredes

Descripción de la situación:

Si bien Evita viajó por toda la Patagonía, se utiliza principalmente en la zona de Ushuaia (54° 48′ 26″ S, 68° 18′ 16″ W) y alrededores.

El clima de la zona es subpolar oceánico (Cfc) y el climograma es el siguiente:

Evidentemente la situación climatológica es una variable bastante delicada, principalmente en Invierno, porque si no se piensa bien la aislación y los elementos de calefacción podemos terminar con hipotermia ¡Tengan presente eso todos los viajeros que se aventuren por estos pagos!

La superficie a calefaccionar es 3.5 m². En el parabrisas se coloca un parasol invertido (para que evite lo mas posible que el intercambio térmico) y en las ventanas posteriores se hace exactamente lo mismo. A su vez, se coloca una cortina de black out, que separa el sector de conducción de la parte “habitable”. Como elementos radiantes tenemos dos opciones:

A) Enchufado (Cuando tenemos acceso a 220V de red): Un Caloventor split eléctrico de pared de 2000W

B) Desenchufado (Cuando nos vamos a vueltear por ahí): Un calefactor a gas Mr. Heater F232000 MH9BX Buddy 4,000-9,000-BTU (Ver enlace en Amazon)

Para tomar las mediciones se utilizó una Raspberry Pi 3 con domoticz y dos sensores:

  1. Externo: Termómetro sumergible Ds18b20
  2. Interno: Sensor de Temperatura y Presión atmosférica BMP180
DSC_0070

El chiche Geek: Raspberry Pi 3 de Evita

 

La prueba la hicimos el Domingo 30 de Julio de 2017 a partir de las 05.30 AM (No pregunten porque nos acostamos a esa hora ¡jajaja!) usando la opción A, ya que teníamos posibilidad de enchufarnos a la corriente eléctrica :)) .  El encendido del caloventor fue manual y siempre a su máxima potencia (2000W)

Resultados

Temperatura Camioneta

Gráfico de temperaturas externas e internas

¿Cómo interpretamos eso?

La curva rosada corresponde a la temperatura exterior y como verán durante toda la mañana hizo bastante frío. La curva naranja es la temperatura interior. Los puntos rojos corresponden al encendido del caloventor y los círculos celestes al apagado.

En un primer momento, la temperatura exterior se encontraba algunas décimas mas arriba que la interior ¿Por qué? Básicamente porque la aislación funciona para ambos lados del intercambio térmico: Así como retiene el calor también retiene el frío (o la ausencia de calor para hablar correctamente).

Se enciende el caloventor y la temperatura empieza a aumentar hasta los 22°C. Ahí apagamos el caloventor y procedemos a dormir. Como la temperatura exterior es menor a la interior (Te>Ti), el sistema tenderá a equilibrarse (Principio cero de la termodinámica) y la temperatura interior irá disminuyendo. El gradiente será menor cuanto mejor sea la aislación y sería cero en un aislante perfecto (Cosa que no existe, maldita termodinámica :P). Observen como la caída no es tan pronunciada y a medida que pasa el tiempo disminuye su pendiente y se mantiene al mínimo en 14°C.

Nos despertamos, volvemos a encender el caloventor para levantarnos “calentitos” y esta vez lo apagamos casi al llegar a los 20°C. Nuevamente la curva de temperatura interior vuelve a decender, pero miren la correlación con la temperatura exterior… Como la misma aumentó, la curva de temperatura interior disminuye su pendiente en un valor mas alto (cercano a los 17°C).

¿Qué conclusión sacamos de esto?

La clave están en leer DT (La diferencia entre la temperatura interior y la exterior) para entender como se comporta nuestro aislante y si realmente es efectivo o no. Durante el momento crítico (Hasta las 11.30 de la mañana aproximadamente) DT fue realmente notorio, con valores pico de 21,3°C ¿Qué quiere decir? Que mientras afuera hacían 0,9°C adentro hacían 22,2°C y no solo eso, sino que luego el DT promedio fue de 11°C. Es decir, adentro de “Evita” se podía dormir cómodo mientras afuera hacía un fresquete importante. Y todo gracias a poner una aislación buena.

Mi recomendación es: Si pueden gasten unos pesos de mas y aíslen todo con espuma de poliuretano, usen cortinas black out y tengan un buen elemento para calefaccionarse.  Recuerden que lo que inviertan en aislante, también lo invierten en confort y ahorro energético (sabemos lo que vale el gas en un viaje. Conseguir un enchufe es la gloria ¡jajaja! :P). Esto también es válido cuando van a un lugar con mucho calor: Si tiene mala aislación, el intercambio de calor se acelera y en pocas horas el vehículo se transforma en un horno ambulante. Además, al aislar de esa manera se disminuye notoriamente el uso del climatizador o aire aconodicionado.

¡La próxima se viene una prueba con el Mr. Heater!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s