En la terminal


IMG_20151229_222843551_HDR

Esperando, me quedé esperando en la desvencijada estación de aquel pueblito. Compré cigarros, y abrí el libro en la misma página que se obstinaba en violar la entropía universal y martillarme la conciencia: “A los verdaderos hombres no les pertenece nada. El tiempo y el dinero pertenece a los mediocres y…” No quedaba mas que encender un cigarro, arremangarse la camisa, dejar caer con desgano la mochila sobre el banco y sentarse sobre el piso. Una procesión de hormigas rojas, llevan hojitas y migas. “¿Qué sentirá Dios al matar y dejar vivir?” pienso irónicamente mientras mi dedo aplasta a la mas esforzada de las criaturas que diligentes llevan sus cargas. Hace instantes era vida vibrante por cumplir un objetivo, ahora una mancha que las suelas de zapatos borrarán inexorablemente. No soy tan bosta, al fin y al cabo, podría haberla matado y ni siquiera dedicarle estas líneas, su historia anónima de esfuerzo y su estúpida muerte hubiera quedado olvidada en la nada. Pero hoy la maté y también la llevé a la inmortalidad hasta que estas líneas las borre el olvido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s