La rutina


sole
No se extraña a la persona
no se extraña el vínculo
no se extraña el amor.

Duele sentir la rutina irse
ver los relampagueos de lo que alguna vez fue,
como un radio que se queda sin baterías y apaga su voz progresivamente.
También duele:
El vino
la guitarra
y lo nuestro que irónicamente ahora es mio pero que ya no es tuyo (y viceversa)
Duele la cicatriz,
ese abismo de tiempo abriendo la piel.
La certeza de que ese dolor pasará,
duele aún mas.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s