El blanco de la escarcha


Caigo como un simple pedazo de noche sobre el regazo de la tierra.
Quiero gritar, pero mis pulmones son estériles
el silencio desgarra poco a poco la humanidad que nos queda
me quedo en una bocanada de hipocresía abierta,
quiero desenredar las palabras de las ramas de los árboles
y dejarlas caer en el blanco de la escarcha
y que cuan caótico cadaver exquisíto digan lo que nadie dirá,
llamando a quien no vendrá a besarme las manos.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s