A mitad del Drake


Mi casa durante 10 días

Mi casa durante 10 días

Calculo que vamos por la mitad del Drake (“Mar de Oses” para los españoles, da lo mismo). Durante todo el viaje el Ushuaia se meció como una cuna gigante, con una suavidad inesperada para todos y todas.  La ansiedad se transformó en sol y todo el océano se baña de luz. El agua tiene un color muy particular, similar al que vi en “Laguna de los Tres”(Chaltén). La inmensidad te cubre, uno se siente minúscuo y no puedo olvidar la rueda de cavilla buscando certeramente el próximo waypoint. Todo es distancias, tiempos y velocidades, millas, horas y nudos.

Como si hubiera esperado toda una puta vida hoy tuve mi escena armada (creo que este concepto es de Cortázar): Me fui caminando a la proa e hice estallar el “delicado sonido del trueno” . Dulce, pasmosamente dulce fue el babor-estribor-babor-estribor acompañado por las violas de Gilmour. No me calienta sacar fotos ni filmar ya que todo se resume en rolido y cabeceo. cielo y agua por el ojo de buey.

La ansiedad fue poco a poco fue muriendo y empezó a desnudarme, dejando mi humanidad expuesta duramente a la soledad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s