Yámanas, una historia de resistencia al colonialismo cultural


Yámanas

En 1830 una embarcación llamada “Beagle” realizó su primer viaje de “reconocimiento” a Tierra del Fuego comandada por Robert Fitz-Roy, que secuestró a cuatro yámanas, a quienes acusó de haber robado uno de sus botes balleneros.

Una vez en Inglaterra, los prisioneros fueron rebautizados con nombres irónicos: al más viejo lo llamaron Boat Memory (“en memoria del bote”), a un joven de 20 años llamado “El Leparu” le pusieron York Minster (el sombrío monasterio de Inglaterra, por ser huraño al extranjero) y a “Yokcushlu”, una niña de 10 años, la llamaron Fueguia Basket (“canastita fueguina”).

El cuarto prisionero, que en su lengua se llamaba “Orundellico”, un niño de 14, fue bautizado como Jemmy Button (“Jaimito Botón”), pues según relató Fitz-Roy al padre le habían dado un botón al llevarse a su hijo.

Al poco tiempo, el más viejo murió por contagio de viruela y los tres sobrevivientes fueron expuestos en la Corte Real de Saint James en 1831 y sometidos a todo tipo de vejaciones, al tiempo que les enseñaban la lengua inglesa para luego utilizarlos como traductores.

En 1832 los tres yámanas fueron traídos de regreso a Tierra del Fuego a bordo del Beagle, donde también viajaba el científico Charles Darwin.

En 1854 la Sociedad Misionera Patagónica envió una embarcación a la isla Keppel en las Malvinas para que estableciera una misión; allí Jemmy Button y su familia, junto a otros originarios fueguinos, fueron llevados engañados y retenidos seis meses.

El mecanismo se repetía: los nativos eran catequizados en Keppel y luego devueltos al continente.

En 1859 un grupo de ingleses, que escuchaban la primera misa de una iglesia a medio construir en territorio yámana, fueron asesinados por indígenas que, según testimonios de la época, habían sido organizados por Jemmy.

El yámana fue enviado a la isla para ser juzgado por un tribunal inglés, en tanto su hijo fue “transportado” desde la misión en la isla Keppel hacia Inglaterra junto a otros tres yámanas, pero murieron en el viaje de regreso.

En Ushuaia, en el marco de un homenaje, tres calles fueron bautizadas con el nombre de los tres yámanas que volvieron de Inglaterra en el Beagle, pero en lugar de colocar sus nombres originales se pusieron los que les habían dado los ingleses.

Actualmente, miembros de la comunidad Rafaela Ishton, del pueblo ona (Selk`Nam), centros de ex combatientes de Malvinas de diferentes partes del país y el Colectivo GUIAS (Grupo Universitario de Investigación en Antropología Social), se encuentran gestionando la designación de estas calles con los nombres originales de los yámanas.

Fuente: http://tierradelfuego.infonews.com/2013/01/02/tierra-del-fuego-55012-yamanas-una-historia-de-resistencia-al-colonialismo-cultural.php

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s