Profesión: Extra de sueños ajenos


Me caigo en el sueño de otras personas. Es inevitable, soy el extra que nadie pidió pero que está ahí para hacer el papel mas estúpido en los sueños que nunca llegan a ser recuerdos. ¿Cómo es el horno dónde se cocinan los sueños? ¿Acaso es un gran caldero dónde giran furiosas todas las perversiones que la sociedad prohibe? ¿Yo estoy tan putamente prohibido para caer tantas veces en el sueño de otras personas? Si tan solo fuera protagonista, todo bien, pero soy el idiota que te miraba desde un barco cuando vos cruzabas el Atlántico volando con tus brazos extendidos. Soy un producto marginal, un resabio de otra época, el tipo que le da credibilidad al asunto por ser parte de la muchedumbre onírica. Pero no debo ser el único, no señor, debemos ser muchos los que padecemos la presencia casi imperceptible. No pido (pedimos) mucho, alguna vez quiero (queremos) recibir abrazos y que me (nos) puedas mirar a la cara y preguntarte quien (quienes) soy (somos). No me (nos) interesa que me (nos) busques en la calle. Soy feliz con generarte un signo de pregunta. Soy feliz con una redención anónima.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s