Wake up


Bajo toda arquitectura de información se esconde una estructura de poder” (Eslogan Cyberpunk)

Así andaba la vida, tratando de atrincherarse en las vulgaridades y despertando del mambo de ser un “público”. No, que no, no somos públicos sólo por aparecer en la televisión, en las radios, etc. también somos públicos de nuestro propio espectáculo, del gigante gran hermano que se gesta en las entrañas del sistema. Este sistema que devoró nuestro ingenio y lo escupió en forma de red por doquier, este imperio que promociona la libertad nos tiene presos. Ya nos advertía Neftalí con voz presagiosa al decirnos que “…fue el siglo comunicativo de las incomunicaciones”. Se nos enredan los datos, la piel se hace pixel y tratamos de gustar como vil reflejo de nuestro primitivo instinto social. Gesticulamos en la vidriera, nos desvestimos y seducimos. Demostramos cuan mediocres podemos ser en busca de aprobación. Cada pequeño segundo de nuestra vida, cada pelotudo acontecimiento tiene su espacio (¡Y cómo Gusta!). Todo eso ya no es una diversión, sino que hizo se fin y devino en procastinación.(Cómo será de jodido el tema que hasta se tuvo que inventar esa palabrita rara) Podemos dar argumentos para concluir que somos vacíos, que nuestra vida ha sido un fracaso y que tenemos la virtud de seguir vaciándola ¿Qué haremos mañana cuando despertemos de este “éxtasis” digital y nos demos cuenta que nuestra “vida toda fue un engaño”? La pertenencia se hace perceptible y se muestra como fin último de una sociedad poblada de soledad y relaciones vacías. Es la espuma del sobre-dominio tecnológico centralizado que se derrama  sobre nuestra aldea global. Nuestros mas ocultos secretos, la ruta de nuestro futuro están siendo impresos en este gigante libro lleno de caras. Somos el público que accede al suicidio masivo de nuestro pasado y llenos de emoción queremos mas.

Despertemos, a menos que maduremos el uso de la tecnología no podremos dejar de ser simples lacayos. La libertad tiene un valor particular, un valor profundamente distinto al emitido por el liberalismo (del tipo “hago lo que se me canta el culo”… ¿y qué?). Debemos ser conscientes de nuestra libertad, de las miles de vidas que costó esto para que nosotros nos dejemos pisotear y que nuestras vidas (En forma digital, si, pero vida al fin… ¿Vida al fin?)  sean monopolizadas por un par de transnacionales imperialistas. Cada 2 de Diciembre (Día Internacional para la abolición de la esclavitud) ¿Qué celebramos? La esclavitud solo cambió de formas, digamos que es mas sutil ¡Se hizo voluntaria e increíblemente adherimos a ella! No me jodan con que soy alternativo (¿Con eso querrán englobar características como “distinto”, “Minoría”?) , con la costumbre (¡Les aseguro que hasta puede ser divertido romper la rutina y tratar de aprender algo nuevo!), somos lo que decidimos ser y mientras esa decisión no sea razonada, la decisión no fue tomada por nosotros, sino por otras empresas expertas en marketing, mercadotecnia y costumbres. Lo único nuevo aquí es el hecho de brindar nuestra información (aclaro, cuando hablo de información no hablo solamente de datos personales tales como estado civil, fotos y otras categorías similares, sino que también hablo de nuestras búsquedas, correos electrónicos, conversaciones a través de chat, transferencia de archivos, etc.), el resto ya estaba casi inventado. Es normal que las tecnologías cambien de forma: Ayer fue al auge de lo analógico, hoy lo digital, mañana vaya a saber que cosa nos depara el futuro. No importa la forma, importa el objetivo de la misma: Si nosotros aceptamos mansamente la imposición de cualquier tecnología extranjera es lógico que a cambio le demos cierto poder sobre nosotros (Por eso dichos servicios son “gratuitos”. Recordemos que las tecnologías tampoco son apátridas sino que responden a quien las aplica. En este sistema “no hay puntada sin nudo”). Nos cobran con acostumbrarnos a repetir determinados comportamientos (Desde escribir una carta, navegar por internet, escribir un mensaje por celular, hasta mirar un video o chatear) y además con la entrega de nuestra información. Como si esto fuera poco nos hicieron creer que no existe otra forma de hacer las cosas, que estamos condenados a la eterna repetición de patrones para obtener resultados esperables y que es lógico que el mundo evolucione a la centralización de la información. (Este término no es complejo, solo se trata de guardar todas nuestros objetos de valor en un banco porque allí estarían mas seguros ¿No nos bastaron corralitos, afanos a bancos, oficios legales para darnos cuenta que es todo verso? Cómo decía un viejo eslogan cyberpunk: bajo toda arquitectura de información se esconde una estructura de poder. Lejos de esos bordes, lejos de google, el mundo es difícil y tema de especialistas. No jodamos, el mundo es tan complejo como queramos que sea, solo se trata de vivirlo, de atreverse a descubrir, a darle otra vuelta de rosca a lo que ya conocemos. Todavía me suena en la cabeza el “Wake up” de Waking Life, tenemos que hacer clic y darnos otra oportunidad para cambiar algo, para ser algo mas que una vulgar antena repetidora de contenidos prediseñados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s