Geografía de las nubes


¡Un accidente! eramos un accidente en las montañas del cielo.
El incendio en el ocaso de las palabras
Una lágrima en el parto de la vida.
Llave que abre las flores en mil colores
Esas mañanas en las que tu boca estallaba en risas
mi casa te reclama, extraña tu sombra trashumante
¡Hasta las paredes se han vestido de cuadros!
Inmóvil, tenso de equilibrio,
como un gigante de piedra espera que el piso ceda a las lluvias
aguardo que tu ausencia escancie las copas del tiempo
que vaya mojando labio a labio el rocío de tu pelo.
Desprendida de mi, con tus ojos hinchados de viento
sabrás navegar el prístino Canal hacía el este,
querrás saber porque las montañas se hacen más pequeñas
hacia donde los vientos chocan en violentas tempestades,
hinchan el mar en graves gritos de muerte.
Otra vez tu infatigable curiosidad abrazará mis hombros
talonearemos líquidos senderos en busca del silencio
y seremos felices de coronarnos en las crestas de las olas.
Siempre mirando debajo a la tierra
siempre con el corazón hecho fuego.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s