Instante a la luz



Desde un borde de la vida alguien me dijo: “Dale luz al instante”

Me leí leyéndote en un cuaderno, me clavaste en los espacios de tu tiempo y allí estaba pendiendo de alfileres entre las curvas que inventaban tus letras. Quizás haya sido la llanura de tus pupilas abrazando el cuenco de mis manos mientras el eclipse de tu cintura se mecía espectral entre los bosques, o tal vez llegamos al fondo de nuestras heridas para maquillarlas con pétalos dormidos de poesía. Había que desnudarse entre sombras cuando ya no teníamos mas que piel para resguardar nuestros besos de la luna, a fuerza de labios nos queríamos guarecer en el tiempo abismal. En el tallo de un rosa de hielo trepamos hasta una nube con forma de pez, navegamos hasta el anchuroso infinito celestial y pusimos la proa de algodón hacía el paraíso.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s