El sol es radiante


Al Vacío por -A.G-

Las paredes de Baires sudan soledad que se apaga en gemidos puertas adentro. La gente coje como loca, tratan de llenar el ridículo hueco de su existencia con orgasmos que se acomodan en las ventanas: Hacen presión pugnando por escaparse, los vidrios tiemblan y no es el tren que llena mis palabras con muestras de vida. Ellos también desconfían del mundo (los orgasmos y las personas) y saben que han nacido para golpearse contra cristales que los protegen de los seres que no saben agrietarse y dejarse fluir. Hoy alguien muere, un colega lo llora y a otra cosa mariposa, yo los observé, me reí en sus narices de la tragedía. Soy invisible, ni siquiera una cifra, ni siquiera un aroma poblando las calles, crucé una plaza y esperaba que De Pósfay me quisiera vender un libro, tampoco podía manipular el azar ¡Vaya a saber en qué mierda estaba cuando se tenía que cruzar conmigo! No, no, Guille no estaba, y por suerte me pude sacar de la cabeza el tarararananan de “Adiós Nonino” mientras caminaba por esas calles llenas de casas que se estiran sin miedo a los sismos. Mientras muchos cojían dentro tuyo yo te hice el amor por primera vez, sin intermediarios y a mi antojo. En el fondo soy tan sensible como siempre y todo me va dejando raspones en el cuerpo, van haciendo rutas que llevan a diferentes recuerdos, separan la piel en parcelas listas para cultivar o cosechar. Y hoy escribo esto dejando que las letras vayan haciendo un n+1 de derecha a izquierda, llego a un borde y caigo debajo para volver a crecer, y así hasta que sea la hora de irme y extrañar las cosas que fueron y no fueron, tener que cerrar la note y dejar un pajarito de papel para justificarme. Si, esto también era vida exquisita, no solo de montañas vive el hombre, hace un tiempo que el acotarme a una región del universo me cuadra menos y ya conozco hasta donde pueden tensarse mis venas sin reventar. Yo quería mas, pero otra ciudad y estos 24 años me invitaban a nacer en los amaneceres, no tenía que perderme. Ahora si puedo asegurar que el sol es radiante, el sol detrás del gris siempre es radiante.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s