Senderos sin vos


¿En qué distracción el verde de tu piel decantó sobre mi voz?
Cómo pretender que el aroma a otoño no pueble el umbral de tu recuerdo,
que en graves gritos un sórdido gorrión levante tu bandera.
Ingenuamente, las caricias se vuelven aire,
graban tus iniciales en la brisa estacional.

Incorruptibles al paso del cóndor florecen piedras en la nieve
Nos alumbra el sol, el manantial apagado de las profundidades.
Gélidas mujeres que se desnudan con el invierno
acompañan los gemidos indescifrables del infinito.
¿Con qué armas se seduce la esperanza?
El mar bravo atiborra los laberintos con sirenas,
asechados por las olas, escapan los últimos restos de cordura.
se hamacan hasta romper los cilios,
¡como si pudieran ser independientes al garete!
La felicidad en los ciclos,
en la atmósfera de lo impredecible (Pero seguro)
la necesidad de ser Libertad con ansias de anclas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s