(Prendida a tus alas, te lleva)


Y ese otoño que me gritaba desde tu ojos,
era la luz de estas mañanas enceguecidas
de esta inspiración que no sé como mierda parir.
Viento soplando las luces de la mañana,
tras tus manos enajenadas hay miles de gritos
que esperan cercenar el orden,
ser la fuerza de esta rebeldía que latente,
esperan esos labios,
de esta sangre que gime tu iniciales en mis venas.
Migraré infatigable en busca de tu otoño,
no puedo ser sin estar corriendo detrás de tu ilusión,
sin redescubrir inocente el fulgor esos cabellos,
que me dejes sin palabras, sin palabras, sin miradas.
Cada pincel, cada nota…
(Prendida a tus alas, te lleva)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s