Génesis Atea



!– @page { size: 21cm 29.7cm; margin: 2cm } P { margin-bottom: 0.21cm } –> 

Y ellos se propusieron reinstalar un dulce universo en la caótica ventana, aquella a la que jamás pertenecerían. Transcribieron el contenido de sus almas en polvorosas hojas de cristal y atomizaron sangre ajena en las enfermas montañas, así nunca nadie olvidaría que alguna vez fueron un dulce gemido que atravesaba el pardo laberinto de las criaturas enfermas. “Seremos por siempre jóvenes y nutriremos las sedientas raíces”, dijo mientras se tapaba el agrietado rostro con algunas pardas lágrimas y un dejo de ironía estrangulaba su garganta hasta hacerla expulsar cientos de cuervos por sus ojos. “Aquí tienes, disfruta el espectáculo.” y cada ave picaba despiadadamente la carne, con sus patas escarbaban todo el cuerpo formando surcos que luego serian los cauces por los cuales escurriría mi ebria sangre dando a luz lagos, desiertos, montañas, hombres.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s