Trinidad II


Entre diademas de estrellas se perdían las vivencias
y en el mas lujurioso sacrificio postrero, yacía tu cáscara.
Tan olvidada como este brillo, se golpeaba contra el sol
iba conglomerando el absurdo de la humanidad en el bullicio doblegado.
Desde el poniente una paloma nos advertía que ya no había mas sed de la cual beber
ni turbiedad en la cual bucear.
Yo te admiraba desde la vida;
y tan solo veía tu cuerpo como una cáscara.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s